inicio noticias Higiene menstrual para jóvenes en Sudán del Sur

Higiene menstrual para jóvenes en Sudán del Sur

29 de Mayo de 2017 | Mujer, Salud

 

Plan Internacional alerta de la necesidad de dar las herramientas y la información necesaria a las mujeres más jóvenes para una higiene menstrual que les permita seguir con su formación escolar durante todo el año. Y es que según la UNESCO, una de cada diez niñas falta a clases cuando tiene el periodo, unas ausencias a la escuela que pueden llegar a suponer el 20% del año escolar.

Esto es algo muy habitual entre las adolescentes africanas. Las compresas son caras e inaccesibles para estas chicas y además la menstruación sigue siendo un tabú. Sufren burlas, vergüenza y hasta son marginadas en el colegio, de cara a actividades sociales y en la misma vida familiar.

Una de las docentes con las que han conversado los miembros de Plan Internacional y de lo que nos informan a través de su web, Rachel Ayuen, explica que la mayoría de las chicas pierden clases varias veces todos los meses cuando están con el periodo. “Hay menos asistencia de ellas y es algo que suele suceder cuando tienen la regla”, explica. Plan Internacional recoge casos que se suceden en la ciudad de Magwi, al sur de Sudán. Normalmente son situaciones que las niñas no comentan entre ellas. Se quedan en casa y no salen a visitar a sus compañeras, ni juegan ni participan en los eventos y la vida de la comunidad.

Las faltas a las clases al final repercute de manera negativa en el rendimiento durante el curso. Es por ello que la ONG Plan Internacional ha decidido actuar y ha repartido 170 kits de dignidad en la escuela. Así se les ha bautizado. Es un pack donde se incluyen compresas para que las chicas puedan seguir acudiendo al centro educativo durante la menstruación, de manera que no tengan que intervenir las clases y su formación avance a un ritmo más lento.

Estos ‘kits de la dignidad’ son muy importantes para ellas. Son una necesidad sanitaria e higiénica y además representan su libertad. Le dan la oportunidad de permanecer más tiempo en la escuela y continuar su progresión hacia la educación secundaria. Por otro lado también explican que permite prevenir el matrimonio infantil. “Se verían forzadas en muchas ocasiones si se quedaran en casa y sus padres no dispusieran de recursos”, explican desde Plan Internacional. En definitiva, les da mayores oportunidades de futuro.